Una de las causas de extinción de un contrato de trabajo es la incapacidad permanente total del trabajador.

Se trata de una extinción no indemnizada del contrato de trabajo.

Ahora bien ¿debe el empresario comunicar la extinción siguiendo alguna formalidad legal?

La respuesta es NO.

Nos referimos a formalidad al requisito que la empresa debe cumplir en la emisión de la voluntad de extinguir un contrato de trabajo mediante un despido. Es la llamada carta de despido.

La empresa, al conocer la Resolución, comunica la baja de la empleada a la seguridad social al día siguiente.

Es decir, en estos casos, el trabajador puede encontrarse con la comunicación de baja directamente por parte de la seguridad social.

La empresa no incumple la ley sino que precisamente es la ley la que no recoge la obligación de seguir una pauta formal para ello.

Este es el caso de una trabajadora a la que reconocen una incapacidad permanente total para su profesión habitual de auxiliar domiciliaria en una empresa dedicada a servicios sociales.

La empresa, al conocer la Resolución, comunica la baja de la empleada a la seguridad social al día siguiente.

La característica a destacar de la Resolución del INSS de reconocimiento de la incapacidad es que en ella no se prevé  una mejoría que permita la reincorporación al puesto de trabajo por la empleada en el periodo de 2 años siguientes.

La empleada acude a los juzgados para reclamar a la empresa el abono de una indemnización por despido improcedente.

El juzgado de lo social desestima la reclamación.

La trabajadora recurre ante el TSJ y este estima el recurso, otorgando el derecho a percibir una indemnización por despido improcedente.

La trabajadora recurre ante el TSJ y este estima el recurso, otorgando el derecho a percibir una indemnización por despido improcedente.

Sin embargo, la empresa recurre la sentencia, siendo en esta ocasión, estimada su pretensión en contra de la trabajadora.

Es decir, en base a la no previsión de mejoría del estado de salud de la empleada, no le es exigible a la empresa cumplir con el requisito formal de la comunicación escrita de extinción del contrato de trabajo.

Tampoco, en consecuencia, debe abonarle una indemnización por despido improcedente.

Es la sentencia del Tribunal Supremo, sala social, nº 142/2021, dictada en el Recurso de casación en unificación de doctrina, de fecha 03/02/2021, recurso nº  98/2018.