Gran parte de la pymes (pequeñas y medianas empresas) están compuestas por miembros de una misma familia.

Es la sucesión de los hijos e hijas en el negocio de sus padres, lo que llamamos negocios familiares como son las gestorías, fruterías, peluquerías, y otros comercios que prestan toda clase de servicios.

Si entramos en el tipo de relación laboral que les une a padres e hijos, esta puede ser de naturaleza laboral.

En este caso, de establecerse entre ambos una relación de naturaleza laboral, la figura del padre o la madre, u otro familiar directo, se convierten en el empresario y empresaria para ellos.

Cuando lo que les une es un contrato de trabajo por cuenta ajena, el familiar percibe de aquél un salario por los servicios laborales prestados o bien para los progenitores, o bien para otro miembro de su familia, como cualquier otro trabajador.

En cuanto a prestaciones  a las que tienen derecho, si este familiar contratado se queda en paro  ¿tiene derecho a solicitar y percibir la prestación de desempleo?.

La regla general es que los trabajos familiares se excluyen de la aplicación del Estatuto de los Trabajadores (y por tanto, de la consideración como trabajadores por cuenta ajena).

Regla que, a su vez, admite prueba en contrario, es decir, que sea el trabajador/a quien demuestre que tiene la condición de asalariados.

Y ¿a quiénes se considera familiares para poder excluirles, inicialmente al menos, de la aplicación del Estatuto de los Trabajadores?

Al cónyuge, y a quienes convivan con el empresario/a, los descendientes, ascendientes y demás parientes por consanguinidad o afinidad, hasta el segundo grado inclusive y, en su caso, por adopción.

Ejemplo: Si una empresaria contrata a su cuñada, esta relación por afinidad hasta el segundo grado, quedaría excluida inicialmente, de la consideración  como laboral por cuenta ajena.

Ejemplo: Un empresario contrata a su nieta, su madre o a un hijo adoptivo, esta relación por consanguinidad hasta el segundo grado, quedaría excluida inicialmente, de la consideración  como laboral por cuenta ajena.

Tras quedarse en paro ¿quiénes tienen derecho a una prestación por desempleo?.

La ley reconoce las prestaciones contributivas de la seguridad social a los trabajadores incluidos en el ámbito de aplicación del Estatuto de los Trabajadores, a los autónomos, socios de cooperativas de trabajo asociado, estudiantes y funcionarios.

Estos además deben trabajar y residir o encontrarse legalmente el España.

Y ¿si son familiares entre sí, conviven en el domicilio del empresario/a y están a su cargo?

Dadas estas circunstancias, para poder acceder a la prestación de desempleo tendrán que acreditar ante la seguridad social que son trabajadores por cuenta ajena.

Tras quedarse en paro ¿qué familiares de un autónomo no tendrán acceso a la prestación por desempleo?.

Familiares con menos de 30 años, o mayores de 30 años pero con especiales dificultades para su inserción laboral, que convivan con el autónomo/a.

Ejemplo: Una chica con 25 años contratada por su tía que es autónoma en una floristería, si convive con su tía, no tendría derecho a acceder a una prestación de desempleo y se queda sin empleo, precisamente por la presunción de dependencia económica de su tía.

Legislación aplicable:

Artículo 1.1 ET del  Real Decreto Legislativo 2/2015, de 23 de octubre, por el que se aprueba el texto refundido de la Ley del Estatuto de los Trabajadores.

Artículo 7 y 12 de la LGSS Real Decreto Legislativo 8/2015, de 30 de octubre, por el que se aprueba el texto refundido de la Ley General de la Seguridad Social.

Disposición adicional décima de la Ley 20/2007, de 11 de julio, del Estatuto del trabajo autónomo.

Sentencia relacionada:

Sentencia del Tribunal Supremo, dictada en unificación de doctrina, nº 760/2019 de fecha 12/11/2019, nº recurso 2524/2017.